domingo, 29 de julio de 2012

¿Qué hay considerar antes de comprar un inmueble?


Antes de decidirnos a adquirir una vivienda es necesario respondernos una pregunta:

¿Estoy realmente preparado para comprar un inmueble?

Si tienes dificultades para responder la pregunta de forma rápida y concisa probablemente debas responder las siguientes preguntas primero:
¿Has evaluado detenidamente las ventajas y desventajas de adquirir una vivienda propia?
¿Has establecido el monto del que dispones para el pago inicial de compra del inmueble?
¿Tienes conocimiento de todos los gastos que implica la compra de una vivienda?  
¿Tienes conoces a fondo de todo lo referente a un crédito hipotecario?
¿Tienes una idea clara de cuál es el tipo de vivienda que realmente necesitas adquirir?
¿Has calculado un presupuesto de gastos para tu nuevo inmueble?
Si tu respuesta ha sido negativa a alguna de estas preguntas, te invitamos a continuar leyendo para que puedas aprender rápidamente a disipar tus dudas.
Ser propietario ¿Qué ventajas y desventajas tiene?
Antes de definir desventajas, debes calcular el costo de la  inicial del apartamento (No recomendamos es uso de créditos ni préstamos de ningún tipo para este gasto en particular), una vez que hayas fijado la cantidad de la que dispones, debes pensar en otros gastos como:
-Los trámites correspondientes a la compra del inmueble.
- Gastos por condominio y otros servicios (luz, gas, agua potable, seguridad etc.)
-Reparaciones y remodelación del nuevo inmueble, estos cálculos corresponden al cambio de muebles, cortinas, pintura, entre otros.
-De pedir un crédito hipotecario, valor de las cuotas y tiempo de pago.
Es muy probable que tengas que hacer una reforma en la distribución de tus ingresos, para poder cubrir los gastos que vienen con la adquisición del inmueble. Puedes posponer algunas actividades como vacaciones, el cambio de vehículo o incluso aplazar el inicio de un negocio propio por determinado tiempo. Tómate el tiempo que necesites para reflexionar, analiza los cambios que vienen y tu disposición a enfrentarlos.

Por otro lado, adquirir una propiedad tiene también sus ventajas:
-Ser propietario brinda tranquilidad al saber que no debes preocuparte por el pago de mensualidades de un alquiler.
-Una vivienda propia equivale a seguridad financiera y la construcción de un patrimonio.
-Al ser una vivienda propia, las modificaciones y reparaciones, que a larga proporcionan comodidad, dependen únicamente de ti y de los miembros de tu familia, es decir, no necesitas permiso del dueño para modificar, porque el dueño eres tú.
-Se genera un sentimiento de satisfacción e independencia.
-Incluye cualquier otra ventaja que veas posible.

Analiza:
- ¿Resulta para mí  provechosa la adquisición de una vivienda nueva?
-¿Las ventajas son mayores que las desventajas? Piensa en cuáles fuerons tus primeras reacciones al momento de leer sobre las ventajas y desventajas de ser propietario.
-¿La suma total de mis ingresos y los cálculos de mis gastos me permiten abrir la posibilidad de asumir otros gastos con la adquisición de una vivienda? Piensa en los ahorros, créditos y excedentes con los que cuentas para adquirir el compromiso.
-¿Es prioridad para mí y para mi familia adquirir un nuevo inmueble?

Establecer el monto disponible para dar una inicial: 
Es prioridad para establecer el monto del que dispones, que te mantengas realista y no cuentes con otra fuente de dinero que no sea propia. Ten en cuenta que: 
-La cuota inicial demuestra que tienes interés y capacidad de pago, además afirma tu determinación a cumplir con el compromiso que adquieres con el vendedor del inmueble.
-La cuota inicial representa el 30%  del costo del inmueble.
-No es recomendable adquirir préstamos para cancelar esta cuota, porque en vez de ser una solución aceptable, podría convertirse en un incremento de deudas difícil de manejar.
-Los cálculos deben hacerse a partir de ingresos estables, fuentes como comisiones de ventas, pueden ser muy variables, en cuanto a tiempo y cantidad, lo que las hace una fuente de ingreso no recomendable para calcular el gasto de cuota inicial.
-Las fuentes recomendables son los ahorros que puedan usarse de forma inmediata (que no se encuentren en plazo fijo), la suma de los ingresos de los miembros del grupo familiar o la venta de algún bien (vehículos por ejemplo).
Importante: si para la cancelación de una cuota inicial debes comprometer en un 100% tus ahorros e ingresos,  probablemente sea mejor esperar o ir en búsqueda de un inmueble más económico, que se ajuste a tus capacidades de pago. Debes tener siempre presente que después de la cuota inicial aún quedan por cancelar: gastos de trámites,  crédito hipotecario y otros gastos como remodelaciones, condominio y servicios. 

Gastos de compra de una vivienda:
Estos gastos corresponden a los trámites de compra de un inmueble:
-Gastos por redacción de documento de compra-venta del inmueble.
-Gastos de presentación y registro del documento de compra venta.
-Gastos relacionados a la copia certificada del título de propiedad. 
Los precios son calculados en las notarias  y registros inmobiliarios, es necesario dirigirse a los mismos para informarse al respecto.
-Gastos de crédito hipotecario.
-Gastos crédito respaldado por la LRPVH a través del FAOV.
Los precios son calculados por los bancos, asegúrate de conocer todos los detalles al respecto y aclarar todas las dudas posibles en la entidad bancaria de tu elección.
-Gastos de instalación: se relacionan con la ocupación de la nueva vivienda, aquí debes considerar:
-Gastos de mudanza: cajas, limpieza, compañía de mudanza, etc.
-Gastos de seguridad: rejas y alarmas.
-Gastos de remodelación: muebles, cortinas, pisos, lámparas y cualquier otra reparación indispensable.

Sobre créditos hipotecarios:
Luego de escoger el banco con el que se realizará el proceso de crédito hay que familiarizarse con las posibilidades de pago de cuotas que el mismo pone a disposición de los clientes.
Los montos a financiar por las entidades bancarias por lo general se manejan según dos tipos:
-Grupos familiares cuyo ingreso es menor a la suma de 3 salarios mínimos.
-Grupos familiares cuyo ingreso es superior a la suma de 3 salarios mínimos.
Las cuotas de pago son manejadas según el rango de ingreso que especifiques en la planilla, varían entre un 20% y 30%. La tasa de interés es determinada por el Ministerio del Poder Popular para la Vivienda y Hábitat.

Encontrar el inmueble adecuado:
En este punto lo importante es ser realistas y conocer nuestras posibilidades, aunque siempre la idea es conseguir mejorar, en ocasiones nuestro presupuesto puede restringirnos ciertas cualidades que quisiéramos tener en nuestro hogar ideal. Antes de decidirte por un inmueble debes analizar primero:
-Opciones que ofrece cada sector, considera puntos como:
Alrededores: Investiga la zona a fondo, infórmate sobre establecimientos que podrían perturbar tu tranquilidad y el nivel de importancia que le das a dicha molestia, incluye en tu búsqueda bares, restaurantes, talleres de mecánica, cercanía a la autopista y todo aquello que pueda ocasionar ruidos molestos.
Servicios comerciales: Infórmate sobre la cercanía de hospitales y clínicas, supermercados, iglesias, parques y jardines, centros comerciales, servicios a domicilio, colegios, universidades, etc.
Vías de acceso: la facilidad para entrar y salir de la zona es un factor muy importante a considerar al momento de comprar una vivienda, investiga sobre el acceso al transporte público, metro y vías transitables en vehículo.
Seguridad: puedes informarte con vecinos acerca de los niveles de seguridad en la zona, cercanía de puestos policiales y bomberos.
Evalúa el riesgo de ubicación: si estás invirtiendo en una obra en construcción o un edificio nuevo, es conveniente que averigües si los servicios están en regla, los permisos son legales y si la zona no es propensa a inundaciones o derrumbes.   

Puntualiza las características que debe poseer tu nueva vivienda, considerando:
-Antigüedad del inmueble, es muy importante definir si el inmueble que queremos adquirir es nuevo, ligeramente usado o es antiguo, es importante recordar que los inmuebles antiguos tienen cierto grado de deterioro, si entre tus opciones se encuentra un inmueble de este tipo, hazlo revisar para obtener una idea global de gastos de remodelación.
-Número de habitaciones que necesitas, según número de personas en el grupo familiar.
-Número de baños disponibles.
-Metros de construcción.
-Número de armarios, almacenes o maleteros disponibles.
-Conexión y correcto funcionamiento del calentador de agua (puede ser a gas o eléctrico)
-Tipo de cocina (a gas o eléctrica)
- Valor mensual del condominio.
-Si estás pensando en comprar un apartamento, define el piso en el que te gustaría vivir (a qué altura)
-Número de puestos de estacionamiento, de no ser suficientes estudia posibilidades de alquiler o estacionamientos disponibles en la zona.
-Si tienes niños, considera áreas verdes y parques infantiles.
 Importante recordar en una vivienda usada:
-Suele ser más económica.
-Entre 3 y 15 años de antigüedad son las más recomendadas para comprar.
- A partir de los 30 años de antigüedad, los inmuebles pueden presentar averías o problemas de estructura que resulten bastante costosos al momento de repararse. Piensa con sumo cuidado sobre la calidad del inmueble y realiza una minuciosa inspección antes de comprar.
-Revisa que el estado general de la vivienda se encuentre en condiciones óptimas para ser habitada.
 Importante recordar en una vivienda nueva:
-Si es un proyecto en construcción revisa que los permisos estén en regla y sean 100% legales.
-De estar adquiriendo un apartamento nuevo, revisa que las conexiones de luz, agua y gas estén correctamente instaladas.

Gastos de traslado e instalación en el nuevo inmueble:
Este tipo de gastos podemos considerarlos como los últimos antes de instalarnos al 100% en un nuevo hogar. Entre ellos se debe considerar:
-Gastos de traslado y/o mudanza de muebles y demás pertenencias: es recomendable chequear varios presupuestos, no tomes una decisión a la ligera, investiga y escoge el presupuesto que resulte más económico y eficiente.
-Arreglos de puertas, ventanas, cocinas y baños: en este punto la búsqueda de presupuestos tiene gran importancia.
-Tener cuidado a la hora de comprar muebles nuevos: aunque es normal querer estrenar todo nuevo en la vivienda nueva, hay que tener cuidado con este tipo de gastos, especialmente si se ha adquirido un compromiso de crédito hipotecario.
-Mentaliza un presupuesto fijo y has todo lo posible por cumplirlo sin hacer modificaciones, a menos que las modificaciones impliquen ahorro.
 Por: EN123inmuebles.com.ve

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada